“7 lagos” en bicicleta

Febrero 2014. Una encantadora aventura en 2 ruedas por los 7 lagos.

Junto a un gran amigo decidimos recorrer el suroeste de Argentina en bicicleta.

15 días pedaleando. 1 noche en cada lago.

Ruta de viaje: San Martín de los Andes, Quila Quina (Lago Lacar), Lago Meliquina, Lago Hermoso, Lago Falkner, Lago Villarino, Villa Traful, Villa La Angostura, pisada en Chile y Bariloche.

Leer mi viaje 😀

sur bici

Anuncios

Las Grutas y vuelta a casa

Mis amigos volvieron a la ruta el día 14 a la noche para regresar hacia Río Gallegos con el auto, con todos los trámites y algunos dolores de cabeza que eso genera. Mientras yo me quedé la noche del 15 allí para regresar por avión a Río Gallegos, donde nos encontraríamos y encararíamos por nuestra ruta de cabecera con destino final: Buenos Aires.

Llegamos hasta Puerto San Julián con pocas energías y de noche, otra vez para descansar.

Próxima estación: Las Grutas.

Salimos de Puerto San Julián a las 10:30 y llegamos a Las Grutas, provincia de Río Negro, a las 22:00 (10:00 PM). A esta altura del viaje, se pueden imaginar lo agotador que se hace 12 horas en auto. Y para colmo, claro, lógico, Las Grutas un 16 de enero disfrutaba del 100% de los alojamientos ocupados.

Finalmente, y gracias a toneladas de suerte, pudimos conseguir un cuarto para acostarnos.

Desayunamos bien y vuelta a casa. Salimos 11:40 del 17 de enero y llegamos a las 00:30 del 18 a Villa Devoto, CABA.

Abrazo con poca fuerza pero muy sentido entre nosotros. A los 3 nos había picado el mismo virus viajero y a partir de ahí, día tras día intentamos contagiar al mundo.

Nosotros estaremos contagiados para el resto de nuestras vidas.

Próxima estación: Esperanza.


Ushuaia

Sí. Próxima estación: Ushuaia. Sin ningún problema, subí al avión y llegué a la ciudad más austral del mundo. Allí me estaban esperando mis amigos.

Aunque nos hayamos quedado 5 lunas, esta encantadora ciudad tiene la capacidad de hacerte sentir que es poco tiempo, que necesitás unos días más.

Al norte de la ciudad, se encuentra el glaciar Martial. Allí fuimos el primer día. Para llegar al glaciar, hay que ascender unos cuantos metros. Se puede subir mitad del camino en aerosilla y la segunda mitad; caminando. O bien, como hicimos nosotros, ascender a pleno trekking.

368
371
Lo fantástico de llegar al glaciar es que, desde esa altura, se puede apreciar la ciudad completa. Ese es el gran premio de todo costoso ascenso: una vista inigualable.

409

Y la vuelta es así de hermosa…

417

 

Un must en tu paso por Ushuaia es ir en velero por el Canal de Beagle. Te muestran la isla de Los Lobos, la isla de Las Aves y bajás a hacer un trekking por la bonita Isla H, que podría ser: el último rincón de la Argentina.

Aquí la bella Isla de las Aves.

441

Y esta es la Isla de los Lobos.

484

Sin dudas, esta navegada fue de las experiencias más placenteras del viaje.

 

Otro de los días iríamos al Parque Nacional de Ushuaia, donde finaliza la Ruta 3, entre otras cosas. Además, hay varios circuitos para caminar y disfrutar de vistas realmente asombrosas. Un ejemplo claro es en la Bahía Ensenada:

510

¿Te gustaría caminar por acá? ¿Qué esperás?

489

Y hasta aquí llegamos nomás… Hasta el final de la ruta 3. De punta a punta.

524

Les dejo 2 fotos más para que puedan apreciar lo grandioso de visitar este lugar.

538

536

 

Al otro día seguiríamos viendo hermosos paisajes naturales. En este caso, visitaríamos el lago Escondido y el lago Fagnano. Quedan a pocos km del centro de Ushuaia. Y son maravillosos. Aquí la foto del lago Escondido.

556

 

En síntesis, fue la ciudad que más me impactó, que más me sorprendió. Tenés un sinfín de actividades para hacer, para recorrer, para visitar, para conocer; para aprender.

430
434

Sin más ruta, emprenderíamos la vuelta a casa.

Próxima estación: Las Grutas, provincia de Río Negro.

Río Gallegos

Cuando el reloj marcó las 11 horas del día 6 de enero, partimos hacia Río Gallegos. Una de las dificultades de las rutas del sur es que no hay gran cantidad de estaciones de servicio. Consejo: carguen cuando pasen por una. ¿Qué nos pasó? Decidimos ir a la última estación de servicio que llegaría el auto. Llegamos con el tanque en reserva, bien… Pero se habían quedado sin nafta. Tuvimos que esperar unas horas hasta que llegue el camión salvador. Así que nos quedamos en el Paraje La Esperanza.

351

Finalmente llegamos 21:30 (9:30 PM) a la capital de la Provincia de Santa Cruz: Río Gallegos. Otra de las ciudades estratégicas de descanso. Porque al otro día iríamos a Ushuaia. Y para llegar a Ushuaia hay que hacer muchos trámites ya que salís de Argentina, entrás a Chile, salís de Chile, entrás a Argentina. No hay ruta argentina para llegar a Tierra del Fuego en auto.

Luego de descansar en Río Gallegos y jugar un buen tiempo al tetris, es decir, ordenando nuevamente los bolsos en el baúl, partimos con destino a Ushuaia.

358

Primer trámite aduanero fallido. Nos hacen volver para imprimir una fotocopia del seguro del auto. OK. Volvimos a Santa Cruz (sólo 50 km), imprimimos el papel correspondiente y volvimos a la aduana. Nada nos iba a detener. Hasta que el (…) de quien les escribe, se olvidó de llevar el DNI renovado. Conclusión: no podía salir del país. Vuelta a Santa Cruz y a pensar alternativas. Caras largas en los tres. No sabía la manera de pedir disculpas porque eso no solucionaba nada. Pero había una solución en el aire… ¡avión!

Fuimos a un cyber y sacamos un pasaje para el día siguiente de Río Gallegos a Ushuaia. Un pasaje solo. Ellos irían en auto ese mismo día y yo me quedaría a pasar la noche allí. Al otro día, cuando yo esté volando, ellos habrán llegado a Ushuaia. Bien pensado todo, aunque, en este caso, la teoría fue por un camino y la práctica fue por otro.

Efectivamente, ellos habían llegado perfecto a Ushuaia y habían conseguido un hostal. Y yo, nuevamente, tuve un inconveniente. Caminé los 10 km desde el centro de la ciudad hacia el aeropuerto. Llegué con 2 horas de anticipación. Igualmente el único mostrador de esa compañía recién abrió faltando 30 minutos para que el avión despegue. Me acerco. Le muestro el ticket impreso. Aclaración importante: reservé el asiento sin pagarlo y la reserva se me vencía a las 24 horas. Lo reservé a las 18:00 (6:00 PM) entonces al otro día a las 8:00 lo podía pagar. O eso pensaba. Cuando le muestro la reserva, se queda mirando, mirando, mirando, me mira y llama a otro empleado. La mira, me pide el DNI. Muy raro todo. Me dice: “debió haber sido un error del sistema, pero ese lugar ya está ocupado”. Mi respuesta: “¿Qué? ¿No puedo volar por un error en su sistema? Yo tengo conmigo la reserva válida que me asegura ese asiento. Resuélvanlo pero yo tengo que estar hoy en Ushuaia”. No hubo caso. Ni siquiera me dieron una explicación coherente.

El próximo vuelo con asientos disponibles sería en 24 horas. No tuve muchas opciones. Le pagué ahí mismo ida y vuelta para ya estar tranquilo. Y vuelta caminando a Río Gallegos.

No hay mal que por bien no venga. Fui a caminar a la noche por el centro de la ciudad, entré a un casino y sí, con sólo $50, gané $550. Volví al hostal con una sonrisa y a dormir. Y a soñar con llegar a Ushuaia.

Próxima estación: ¿Ushuaia?

El Chaltén

En tan solo 2 horas llegamos a El Chaltén. La entrada al pueblo es imponente. O mejor dicho, tener al monte Fitz Roy a tan pocos metros te asombra constantemente. En esta foto pueden verlo claramente.

173

Allí pasaríamos 5 noches, de las cuales hemos dormido en una habitación para 6 personas. Pero con 6 compañeros de Israel. Es decir, nosotros 3 + 3 israelíes “legales” + otros 3 israelíes que dormían en el piso. Por suerte (o a la cuarta y quinta noche por desgracia), no usaban el único baño que teníamos. Nunca se bañaron…

213

A El Chaltén se la llama capital del trekking. Tiene muchos circuitos para caminar y sorprenderte. El primero, y más largo, que hicimos fue llegar a la Laguna de los 3 y a la Laguna Sucia. Ambas, agradecidas al deshielo constante del Glaciar de los 3 y al Glaciar Río Blanco, respectivamente. Son 4 horas de caminata donde la última es en subida. Es difícil pero para nada imposible. Eso sí, no vayan muy cargados porque van a sufrir un poco jaja.

Otro punto de inflexión en el viaje. Llegar ahí. Cómo puede ser que una “simple” laguna y un glaciar generen tanto. Los desafío a que hagan la prueba. Se siente maravillosamente bien vivir ese ambiente de calma; respirás paz. Considero que la tranquilidad y la paz realzan cada rincón de la naturaleza. Aquí dos imágenes para que viajen un ratito.

229

237

 

Al lado de éste, se encuentra la Laguna Sucia, que de sucia no tiene nada, claro está. A diferencia de la Laguna de los 3, que tiene un hermoso color turquesa, la Laguna Sucia obtiene del Glaciar Río Blanco, un verde intenso. Muy pocos metros de distancia, dos colores bien distintos, y tan extraordinarias.

249

 

Otro de los días fuimos hacia la Laguna Torre, otro producto del deshielo. En este caso, del Glaciar Torre. Luego de un trekking de 2 horas, llegás al sitio donde hay vientos de 100 km/h. Real. Lo viví. Y también; el lugar con los bloques de hielos más grandes y cerca. Impactante.

258
265

 

La aventura “Chaltén” termina yendo a escalar al Glaciar Viedma. Nos habíamos quedado con ganas de escalar en el Perito Moreno. Habíamos desistido por el precio. Una estupidez. ¡Vayan! Después te arrepentís y ya no hay vuelta atrás. Nosotros contratamos el tour para el Glaciar Viedma. Fue un día completo; hermoso y novedoso. Escalar en un glaciar. Experiencia inolvidable. ¿Cuándo volveré a hacerlo? Nunca se sabe. La vida son momentos y experiencias, y ese día ocupa un lugar en el rincón de las experiencias. No hay mucho para detallar. Consejo: por más frío que haga, el sol pega y fuerte. Lleven protector solar y anteojos de sol.

296

334

En resumen, este bello y mágico pueblo ofrece una amplia diversidad natural para jamás dejar de visitarlo!

Próxima estación: Río Gallegos.