Las Grutas y vuelta a casa

Mis amigos volvieron a la ruta el día 14 a la noche para regresar hacia Río Gallegos con el auto, con todos los trámites y algunos dolores de cabeza que eso genera. Mientras yo me quedé la noche del 15 allí para regresar por avión a Río Gallegos, donde nos encontraríamos y encararíamos por nuestra ruta de cabecera con destino final: Buenos Aires.

Llegamos hasta Puerto San Julián con pocas energías y de noche, otra vez para descansar.

Próxima estación: Las Grutas.

Salimos de Puerto San Julián a las 10:30 y llegamos a Las Grutas, provincia de Río Negro, a las 22:00 (10:00 PM). A esta altura del viaje, se pueden imaginar lo agotador que se hace 12 horas en auto. Y para colmo, claro, lógico, Las Grutas un 16 de enero disfrutaba del 100% de los alojamientos ocupados.

Finalmente, y gracias a toneladas de suerte, pudimos conseguir un cuarto para acostarnos.

Desayunamos bien y vuelta a casa. Salimos 11:40 del 17 de enero y llegamos a las 00:30 del 18 a Villa Devoto, CABA.

Abrazo con poca fuerza pero muy sentido entre nosotros. A los 3 nos había picado el mismo virus viajero y a partir de ahí, día tras día intentamos contagiar al mundo.

Nosotros estaremos contagiados para el resto de nuestras vidas.

Próxima estación: Esperanza.


Anuncios

Río Gallegos

Cuando el reloj marcó las 11 horas del día 6 de enero, partimos hacia Río Gallegos. Una de las dificultades de las rutas del sur es que no hay gran cantidad de estaciones de servicio. Consejo: carguen cuando pasen por una. ¿Qué nos pasó? Decidimos ir a la última estación de servicio que llegaría el auto. Llegamos con el tanque en reserva, bien… Pero se habían quedado sin nafta. Tuvimos que esperar unas horas hasta que llegue el camión salvador. Así que nos quedamos en el Paraje La Esperanza.

351

Finalmente llegamos 21:30 (9:30 PM) a la capital de la Provincia de Santa Cruz: Río Gallegos. Otra de las ciudades estratégicas de descanso. Porque al otro día iríamos a Ushuaia. Y para llegar a Ushuaia hay que hacer muchos trámites ya que salís de Argentina, entrás a Chile, salís de Chile, entrás a Argentina. No hay ruta argentina para llegar a Tierra del Fuego en auto.

Luego de descansar en Río Gallegos y jugar un buen tiempo al tetris, es decir, ordenando nuevamente los bolsos en el baúl, partimos con destino a Ushuaia.

358

Primer trámite aduanero fallido. Nos hacen volver para imprimir una fotocopia del seguro del auto. OK. Volvimos a Santa Cruz (sólo 50 km), imprimimos el papel correspondiente y volvimos a la aduana. Nada nos iba a detener. Hasta que el (…) de quien les escribe, se olvidó de llevar el DNI renovado. Conclusión: no podía salir del país. Vuelta a Santa Cruz y a pensar alternativas. Caras largas en los tres. No sabía la manera de pedir disculpas porque eso no solucionaba nada. Pero había una solución en el aire… ¡avión!

Fuimos a un cyber y sacamos un pasaje para el día siguiente de Río Gallegos a Ushuaia. Un pasaje solo. Ellos irían en auto ese mismo día y yo me quedaría a pasar la noche allí. Al otro día, cuando yo esté volando, ellos habrán llegado a Ushuaia. Bien pensado todo, aunque, en este caso, la teoría fue por un camino y la práctica fue por otro.

Efectivamente, ellos habían llegado perfecto a Ushuaia y habían conseguido un hostal. Y yo, nuevamente, tuve un inconveniente. Caminé los 10 km desde el centro de la ciudad hacia el aeropuerto. Llegué con 2 horas de anticipación. Igualmente el único mostrador de esa compañía recién abrió faltando 30 minutos para que el avión despegue. Me acerco. Le muestro el ticket impreso. Aclaración importante: reservé el asiento sin pagarlo y la reserva se me vencía a las 24 horas. Lo reservé a las 18:00 (6:00 PM) entonces al otro día a las 8:00 lo podía pagar. O eso pensaba. Cuando le muestro la reserva, se queda mirando, mirando, mirando, me mira y llama a otro empleado. La mira, me pide el DNI. Muy raro todo. Me dice: “debió haber sido un error del sistema, pero ese lugar ya está ocupado”. Mi respuesta: “¿Qué? ¿No puedo volar por un error en su sistema? Yo tengo conmigo la reserva válida que me asegura ese asiento. Resuélvanlo pero yo tengo que estar hoy en Ushuaia”. No hubo caso. Ni siquiera me dieron una explicación coherente.

El próximo vuelo con asientos disponibles sería en 24 horas. No tuve muchas opciones. Le pagué ahí mismo ida y vuelta para ya estar tranquilo. Y vuelta caminando a Río Gallegos.

No hay mal que por bien no venga. Fui a caminar a la noche por el centro de la ciudad, entré a un casino y sí, con sólo $50, gané $550. Volví al hostal con una sonrisa y a dormir. Y a soñar con llegar a Ushuaia.

Próxima estación: ¿Ushuaia?

Puerto San Julián

Salimos a las 11:10 y llegamos a las 20:30 (8:30 PM) a la parada obligatoria para descansar: Puerto San Julián. Un trayecto que costó más de lo pensado. Pero llegamos, en tiempo y forma.

Encontramos rápidamente un hostal, justo enfrente de la bahía de San Julián. Salimos a comer al único restaurant abierto y caminamos por el centro, quizá 2 o 3 cuadras. Hay una réplica del Nao Victoria que fue el buque en dar la primera vuelta al mundo. Estaba iluminado y muy bonito.

083

Nos fuimos a dormir temprano que al otro día volvíamos a la ruta.

Próxima estación: El Calafate.

El consejo de mi ‘yo’ de 31 a mi ‘yo’ de 21

Por alguna razón muy extraña, nunca pensé en la idea de dónde estaría a mis 30s. Sin embargo, cuando empecé a evaluar mis 20s me di cuenta de la cantidad de errores que cometí y las cosas que he aprendido en una década de vida.

Me tomé un tiempo para escribirme (a mi mismo y mi persona) un consejo.

 

1) Viaja

Tienes muy poca responsabilidad, anda y viaja. Cuando llegues a los 30, vas a querer viajar de forma ligeramente diferente, gastar un poco más, hacer las cosas un poco más caras, comer en mejores restaurantes. Así que trabajar durante un año y ahorrar el dinero suficiente para experimentar el mundo barato no te va a matar a esa edad.

¿Cómo sabes qué vas a hacer si no sabes qué hay allá afuera por hacer?

No viajes a lugares obvios.

Viaja a lugares difíciles.

Viaja para aprender.

Viaja para descubrir.

Viaja a lugares que te pondrán a pensar qué (y quién) quieres ser.

 

2) Construye

No pases mucho tiempo trabajando para hacer realidad la visión de otras pesonas o en muchas reuniones. Usa tu tiempo en pensar cómo es tu propia visión del mundo (recuerda el punto 1) y a dónde quieres llevar tu vida.

Las reuniones (meetings) son donde las ideas van a morir. Bien dice mi papá, cuando las dos partes están interesadas, un negocio se cierra en 5 minutos.

Si te encuentras trabajando para una empresa y quisieras reunciar porque no eres feliz: renuncia. Ándate. Si aún no estás trabajando para alguien, entonces anda al punto 5.

 

3) Lee

Lee todos los días. Lee todo lo que puedas. No sólo leas las cosas que ya sabes. Lee sobre gente. Lee a la gente.

 

4) Deja de ver televisión

En este momento. Para. No te está ayudando en ser mejor.

 

5) Trabajo

No aceptes el trabajo para esa compañía. En serio, no lo hagas (mira el punto 2).

 

6) Confianza

Aunque mate tus amistades. Aunque mate tus ideas. Así pierdas tus amigos. Así signifique que vas a salir herido.

Confía en la gente hasta que te den una razón para no hacerlo más. Pero siempre debes dar otra oportunidad.

Recuerda, no seas ingenuo. Hay gente allá afuera que quiere hacerte daño.

 

7) Gente

La gente es lo mejor y peor que te puede pasar. Algunos te ayudarán a llegar lejos y rápido. Otros te van a halar para bajar a su nivel y ayudarte a perder. La mayoría son nivel promedio. Algunos son normales. Pocos son excelentes.

Unas cuantas personas van a cambiar tu vida para siempre. Encuéntralas.

No necesitas muchos amigos o gente a tu alrededor. Lo que necesitas es gente asombrosa que hagan por tí lo que harías por ellos.

Es muy simple, muchos amigos promedio van a hacer que te sientas solo cuando necesitas sentir que estás rodeado por gente a quien le importas.

 

8) Valora el tiempo

No pierdas el tiempo en gente que no confías. No pierdas el tiempo dando amor o amistad a alguien que te va a engañar (o vas a engañar). No pierdas el tiempo con amigos que no te tratan como tú los tratas (regresa al punto 7).

No llegues tarde.

Valora el tiempo de otras personas. Eso significa que si llegas tarde, no te importan un carajo los demás, o su tiempo y en el fondo piensas que tú eres más que ellos y por eso pueden esperar.

Hay personas que te dirán que está bien llegar tarde, que es la hora de Ecuador. No está bien. Otros te dirán que es su forma de ser el hacerse esperar. Necesitas re-evaluar la amistad de estos últimos (de nuevo, regresa al punto 7).

 

9) Falla

Y falla bastante. Falla seguido. Falla en el amor. Falla en el sexo. Falla en socializar. Falla en hacer amigos. Falla en el trabajo. Falla en los negocios. Falla con la familia. Falla con tus amigos.

Falla. Pero falla rápido y aprende una lección.

Si no aprendes algo cada vez que fallas entonces todo lo que has hecho ha fallado. Si aprendes algo, entonces has crecido. Cada vez que crezcas, y aprendas, y falles, vas a ser mejor en saber cómo tener éxito.

 

10) Éxito

No hay ningún punto en el cual vayas a tener éxito. No en tus 20s. Nunca.

Ahora, supera lo mencionado y empieza a construir cosas (mira el punto 2 y combínalo con el 9).

 

11) Paciencia

Debes ser paciente. Las cosas que valen la pena hacer no se merecen que las hagas rápido. Nada que valga la pena construir se merece ser construído al apuro. Nada de valor es formado en minutos.

Planea en décadas. Piensa en años. Trabaja en meses. Vive en días.

 

12) Enamórate

Esa persona que escojas (o te escoja) cuídala, valórala. El amor nos hace felices. Tómate tu tiempo y elije lo mejor. Encuentra a alguien que te acompañe en el camino de ser mejor personas, que te respete, que no te chantajee, que te permita ser. Alguien que le guste viajar, construir y leer. Que le guste trabajar en lo que ama, que tenga confianza y haya escogido bien a los que la rodean. Que valore el tiempo de los demás, que haya fallado, que busque el éxito con paciencia. Pero sobre todo, que quiera también enamorarse.

 

Escrito por Aldo Pattini, especialista en Marketing.