Villa de Leyva

165 son los kilómetros de distancia entre Bogotá y Villa de Leyva. Y aproximadamente se tarda 4 horas yendo en una combi o pequeño bus.

5034

 
Dejé la ciudad motorizada y ruidosa de Bogotá para entrar en un pueblo de calles angostas y empedradas, casas bajas de estilo colonial y turismo local. Bienvenidos a Villa de Leyva.

3292

3293

3294

 
La plaza central, llamada Plaza Mayor, es un lugar privilegiado para los que disfrutan la calma pero sobre todo, para respirar otro aire. Es la contradicción total a Bogotá. Es como que el tiempo se detiene allí. Además, van a apreciar antiguas y muy bellas “construcciones”.

3287

3281

3305

 
Mi recomendación: birrita en la Plaza Mayor.

0428

 
Y por la tarde/noche, mi fiel preferencia argentina: El Mate.

3299

 
Me quedé 1 noche. Me hubiese quedado más. Pero mi ruta debe seguir y estoy recién comenzando.

Próxima estación: la colorida Ráquira.

Anuncios

Bogotá

18 horas y 30 minutos fue el tiempo total de viaje que tardé desde Buenos Aires hasta Bogotá, ya que tuve una escala de ¡10 horas! en Santiago de Chile. Con la euforia y el entusiasmo que sentía, créanme, pareció una escala demasiado rápida.

Y arranqué a dibujar lo que vivía, siempre acompañado de mi fiel amigo: el mate.

5606

3723

 

El 6 de enero de 2015 a las 5 am, llegué al aeropuerto de Bogotá. Disfruté de mi primer café colombiano, pedí mapas, localicé el hostel y pregunté cómo llegar en bus (buseta, colectivo, micro, etc.).

No es nada fácil ya que el barrio La Candelaria, donde están la mayoría de los hostels, no queda cerca del aeropuerto. Y dentro del aeropuerto no me supieron decir bien cómo ir en bus, sólo me sugirieron tomar un taxi.

Salí del aeropuerto, fui a la carretera donde pasaban los buses y pregunté. Y viví la primera gran muestra de amabilidad de los colombianos: No sólo me dijeron la buseta que me llevaba, sino que se quedaron en la parada esperando a que me suba correctamente. Y en 40 minutos llegué a mi destino: La Candelaria.

Es un barrio pintoresco con muchas zonas turísticas y alojamientos variados.

3189

3194

3195

 

Me he tomado el transmilenio que es un sistema de transporte público; lo que conocemos como “metro”. Es moderno, rápido y económico pero sólo te podés subir si tenés tarjeta. A mí me la prestaron ahí mismo (el pasajeros de atrás) así que no tuve que comprarla, sólo pagué el boleto. Y fui a la Zona Rosa y al Parque 93, tal vez la parte más modernosa de la enorme Bogotá.

2257

4446

 

Además, he caminado por la Plaza de Bolívar, la plaza principal de Colombia. A su alrededor se encuentra el Palacio de Justicia, la Catedral, la Casa del Cabildo Eclesiástico, la sede de la Alcaldía Mayor, entre otros.

3188

 

He visitado el Museo del Oro y el Museo de Botero (que en Bogotá es gratuito).

3207

3213

 

Mi must de la capital colombiana es ver el atardecer en el Cerro Monserrate. Con una altura de 3150 metros, se puede apreciar una completa Bogotá.

bogotá monserrate

3271

 

He subido en teleférico y bajado en funicular. Y he disfrutado del primer gran atardecer en Colombia. Aquí he captado al Astro y su gama de colores amarillos, naranjas y rojos.

3265

3267

3268

 

Luego de 2 noches en la gran Bogotá partí hacia un pueblo con una población de 25 mil habitantes.

Próxima estación: Villa de Leyva.

Colombia

Enero y febrero 2015. He decidido recorrer Colombia por 40 días.

Sólo Colombia; Puro Colombia.

Desde las grandes ciudades hasta los pequeños pueblos. Haciendo vida rural (y recolectando café), vida urbana (y tomarme metros), viviendo en islas (como Barú), en parques nacionales (como Tayrona), en montañas (como Minca), en desiertos (como Punta Gallinas), pasando por el frío de Bogotá y por las temperaturas calientes de Cartagena, he viajado en moto-taxi, en jeep, en ómnibus, en tren, en metro y en avión.

Viajé solo. Y nunca estuve solo.

Ruta de viaje: Bogotá, Villa de Leyva, Ráquira, Cali, Salento, Guatapé, Medellín, Cartagena, Isla Barú, Barranquilla, Taganga, Parque Tayrona, Palomino, Cabo de la Vela, Punta Gallinas, Minca, Santa Marta.

Leer mi viaje 😀

Colombia

Que merezca la pena

Espero que te caigas.

Que te caigas mil veces y te levantes siempre una más.

Que te partas todos y cada uno de los huesos de tu cuerpo derrapando en este deporte de riesgo que llamamos vida. Y que merezca la pena. Espero que lo hagas y que quede claro que somos piedras que se pulen a golpes bajo la atenta mirada de quienes creen que en una de estas se romperán. Pero no se rompen. Espero que nada consiga partirte en dos.

Espero que recuperes tus pulsaciones y ganes el pulso otra vez. Que aprietes los dientes y le digas al mundo de reojo que sólo sabes caminar hacia delante y que si caminas hacia atrás es solo para recordarte que en peores plazas has toreado. Que aquí hemos venido a jugar. Que juegues. Que las cosas más fuertes son las que nacen en la adversidad.

Espero que saltes. Sí, que saltes desde la decimotercera planta de ese edificio llamado pánico a reconocer que te gusta. Que te den la vuelta a las cartas, que pierdas la partida, que ganes la jugada. Que te pillen el farol. Que te cambien las fichas por amaneceres que algún día contarás. Que merezca la pena.

Espero que te enamores. Y que duela. Que te enamores de esa clase de personas con complejo de lanzadera. De las que te hacen perder el vértigo a cambio de las vistas. Espero que le preguntes a las noches donde está ella y que no te sepan responder. Que no puedas dormir. Que salgas a buscarla. Que la encuentres. Que merezca la pena.

Espero que te pierdas. Que te pierdas en medio de un montón de personas a las que ni por casualidad hubieses imaginado conocer. Espero que dirigirles la palabra sea la única manera que tengas de salir de allí. Espero que salgas. Espero que encuentres a un amigo de verdad. Que lo conserves. Que merezca la pena.

Espero que llores. Que llores hasta salirte de ti mismo y los ejes de la tierra se den la vuelta. Espero que tu mundo se vuelque y que, una vez patas arriba, seas capaz de aprender a vivir boca abajo. Que boca abajo de repente signifique del derecho otra vez.

everything-you-want

Espero que se te cierren las puertas. Todas y cada una de las que un día estuvieron abiertas en forma de probabilidad. Que tengas que elegir. Que encuentres la manera de abrir las ventanas y comprendas que la luz que entra en nuestras vidas no es sino aquella que nosotros dejamos que entre. Que vivir en la oscuridad nunca ciega, pero tampoco deja ver.

Espero que mires hacia arriba. Creyendo o sin creer. Que mires hacia arriba y des las gracias. Gracias por ti. Gracias por ellos. Gracias por todo. Gracias. Siempre gracias.

Espero que te vuelvas loco. Que encuentres eso que te mantenga despierto, que no te deje dormir hasta que no esté terminado. Que lo termines. Que sea tuyo. Que lo compartas. Que merezca la pena.

Espero que tires la toalla. Que te acorralen contra las cuerdas y por un momento pienses que nada puede ir peor. Espero que ese momento sea eso, un momento. Que seas tú y solo tú quien decida cuanto dura. Que te gires, que des la cara, que sigas peleando. Siempre peleando. Que siempre tengas un motivo por el que pelear. Que merezca la pena.

Espero que sigas yendo a ese bar. Que siempre tengas algo que contar. Que tengas algo por lo que brindar y que no te falte quien te recuerde que los que se han ido ya no están pero que los que se quedan, se quedan por algo. Espero que siempre tengas a alguien que te diga la verdad. Aunque duela.

Espero que te digan adiós. Y que lo digas tú también, queriendo y sin querer.

Espero que te equivoques tantas veces como puedas. Que puedas pedir perdón por ello otras tantas. Que te perdonen. Que siempre vuelvas a casa con una lección aprendida y la paz de quien sabe que el orgullo destruye más que crea y aleja más que acerca. Que te acerques. Que merezca la pena.

Espero que te rompan el corazón. En trozos muy pequeños. Tan pequeños que ni siquiera parezcan trozos. Tan pequeños que se confundan con el polvo. Espero que te agaches. Que los recojas. Que los vuelvas a encajar en lugares que jamás imaginaste que existirían dentro de ti. Espero que te sacudas las telarañas y los tengas donde hay que tenerlos para volver a hacer eso que todos necesitamos hacer tarde o temprano, confiar.

Espero que vivas.

Que sobrevivas.

Y que merezca la pena.

 

Hermoso texto extraído del gran gran Blog El Cajón De Gatsby.

Bariloche

Ha llegado el último camino de esta hermosa travesía en dos ruedas. Nos levantamos temprano, armamos por última vez las mochilas, llevamos barras de cereal y bananas, y perfilamos la bici con destino a San Carlos de Bariloche.

Son muchos kilómetros, pero a diferencia de los anteriores días, esta ruta no tiene pendientes, ni subidas ni bajadas. El camino es llano. Será un trayecto de pleno disfrute. A continuación, el mapa del día:

angostura - bariloche
 
El recorrido se hace placentero, entre otras cosas, por bordear el Lago Nahuel Huapi en todo momento. Aunque éste no se encuentra en la lista de los “7 lagos”, tiene el mismo encanto y un color celeste-turquesa único.

2709
 
¿Cómo no recomendar este paisaje notable? El alma se llena de energía, de pureza y de paz. ¿Los ojos? Asombrados, maravillados.

2714
 
A las 15 horas (3:00 PM) ya estábamos en Bariloche. Nos alojamos en el Hostel Penthouse 1004, tal vez el mejor hostel que fuimos en todo el viaje. Queda en un piso 10, difícil para subir la bicicleta por el ascensor, pero la vista que tiene es insuperable.

388

2725
 
Día 11 | Datos bici
Distancia: 85 km.
Tiempo: 6 h.

Acumulado total: ¡408,6 km!

Inmensamente felices de haber cumplido con todos los objetivos que nos propusimos.

Seguramente este relato no llega al 1% de lo vivido, pero ayuda a imaginarse lo lindo que es.

Experiencia: Conocimiento de la vida adquirido por las circunstancias o situaciones vividas.

“El propósito de la vida es vivirla, disfrutar de la experiencia al extremo, extender la mano con impaciencia y sin miedo a vivir experiencias más nuevas y más enriquecedoras”.

Próxima estación: Esperanza.