Qué se extraña cuando no viajo

Este texto lo escribí durante mi viaje en Perú.

Extrañaba caminar con mi mochila cargada.
Extrañaba tener la barba con tierra y arena.
Extrañaba comer un menú completo por 2 dólares.
Extrañaba el arte del regateo.
Extrañaba correr para no perderme el bus.
Extrañaba defender Argentina fuera de Argentina.
Extrañaba los mates viendo el atardecer en distintos lugares.
Extrañaba aventurarme a tomar decisiones constantemente.
Extrañaba sacar fotos con cámara.
Extrañaba estar desconectado de internet.
Extrañaba mis tiempos solo, pensando la vida en general.
Extrañaba la amabilidad de la gente de pueblo.
Extrañaba sacarme selfies, cada día con cara distinta, siempre feliz.
Extrañaba usar mi morral.
Extrañaba dormir en una selva. O en un desierto.
Extrañaba tener la cara paspada por el sol.
Extrañaba estar perdido.
Extrañaba tener la mirada asombrada durante minutos.
Extrañaba el cosquilleo de viajar solo.
Extrañaba conocer lugares por primera vez.
Extrañaba extrañar (a timón – mi compañero perruno).
Extrañaba las charlas profundas durante horas con personas que nunca más voy a ver, y lamento que así sea, pero es así.
Extrañaba despertar en soledad en un pueblo extraño.
Extrañaba caminar 20 cuadras hasta irme del mapa turístico.
Extrañaba arriesgarme.
Extrañaba que me digan “estas loco”.
Extrañaba la paz de no pensar en nada ni nadie.
Extrañaba todo eso y más.
QUÉ MARAVILLA VIAJAR 

Y recuerden que nunca vuelve el viajero; quien viaja cambia.

DSC01872

 

Anuncios

Comentá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s