Río Gallegos

Cuando el reloj marcó las 11 horas del día 6 de enero, partimos hacia Río Gallegos. Una de las dificultades de las rutas del sur es que no hay gran cantidad de estaciones de servicio. Consejo: carguen cuando pasen por una. ¿Qué nos pasó? Decidimos ir a la última estación de servicio que llegaría el auto. Llegamos con el tanque en reserva, bien… Pero se habían quedado sin nafta. Tuvimos que esperar unas horas hasta que llegue el camión salvador. Así que nos quedamos en el Paraje La Esperanza.

351

Finalmente llegamos 21:30 (9:30 PM) a la capital de la Provincia de Santa Cruz: Río Gallegos. Otra de las ciudades estratégicas de descanso. Porque al otro día iríamos a Ushuaia. Y para llegar a Ushuaia hay que hacer muchos trámites ya que salís de Argentina, entrás a Chile, salís de Chile, entrás a Argentina. No hay ruta argentina para llegar a Tierra del Fuego en auto.

Luego de descansar en Río Gallegos y jugar un buen tiempo al tetris, es decir, ordenando nuevamente los bolsos en el baúl, partimos con destino a Ushuaia.

358

Primer trámite aduanero fallido. Nos hacen volver para imprimir una fotocopia del seguro del auto. OK. Volvimos a Santa Cruz (sólo 50 km), imprimimos el papel correspondiente y volvimos a la aduana. Nada nos iba a detener. Hasta que el (…) de quien les escribe, se olvidó de llevar el DNI renovado. Conclusión: no podía salir del país. Vuelta a Santa Cruz y a pensar alternativas. Caras largas en los tres. No sabía la manera de pedir disculpas porque eso no solucionaba nada. Pero había una solución en el aire… ¡avión!

Fuimos a un cyber y sacamos un pasaje para el día siguiente de Río Gallegos a Ushuaia. Un pasaje solo. Ellos irían en auto ese mismo día y yo me quedaría a pasar la noche allí. Al otro día, cuando yo esté volando, ellos habrán llegado a Ushuaia. Bien pensado todo, aunque, en este caso, la teoría fue por un camino y la práctica fue por otro.

Efectivamente, ellos habían llegado perfecto a Ushuaia y habían conseguido un hostal. Y yo, nuevamente, tuve un inconveniente. Caminé los 10 km desde el centro de la ciudad hacia el aeropuerto. Llegué con 2 horas de anticipación. Igualmente el único mostrador de esa compañía recién abrió faltando 30 minutos para que el avión despegue. Me acerco. Le muestro el ticket impreso. Aclaración importante: reservé el asiento sin pagarlo y la reserva se me vencía a las 24 horas. Lo reservé a las 18:00 (6:00 PM) entonces al otro día a las 8:00 lo podía pagar. O eso pensaba. Cuando le muestro la reserva, se queda mirando, mirando, mirando, me mira y llama a otro empleado. La mira, me pide el DNI. Muy raro todo. Me dice: “debió haber sido un error del sistema, pero ese lugar ya está ocupado”. Mi respuesta: “¿Qué? ¿No puedo volar por un error en su sistema? Yo tengo conmigo la reserva válida que me asegura ese asiento. Resuélvanlo pero yo tengo que estar hoy en Ushuaia”. No hubo caso. Ni siquiera me dieron una explicación coherente.

El próximo vuelo con asientos disponibles sería en 24 horas. No tuve muchas opciones. Le pagué ahí mismo ida y vuelta para ya estar tranquilo. Y vuelta caminando a Río Gallegos.

No hay mal que por bien no venga. Fui a caminar a la noche por el centro de la ciudad, entré a un casino y sí, con sólo $50, gané $550. Volví al hostal con una sonrisa y a dormir. Y a soñar con llegar a Ushuaia.

Próxima estación: ¿Ushuaia?

Anuncios

Un pensamiento en “Río Gallegos

  1. Pingback: El Chaltén | Próxima estación 365

Comentá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s